Me llamo Celia Prado y soy una vidente de verdad. Muchas personas sienten la necesidad de conocer su futuro para saber cómo manejar ciertas situaciones. Yo poseo un don especial para concederte información clara y concisa, de forma que aclares tus dudas y puedas seguir con tu vida. 

En el mundo de la videncia existen falsos videntes que son incapaces de predecir el futuro. Por suerte es posible diferenciar el servicio profesional del que no lo es y desde aquí descubrirás cómo hacerlo. De cualquier forma, aunque hayas pasado por malas experiencias, debes confiar en el trabajo de las videntes reales que ofrecen las mayores garantías.

Yo no deseo lucrarme con tu pena sino comunicarte los mensajes que me llegan con rigor y respeto. Soy la persona indicada para resolver tus inquietudes y temores. Déjate guiar y aconsejar por mí y muy pronto podrás encauzar tu vida.  

Cómo diferenciar una vidente verdadera de una impostora

En realidad no es tan difícil como parece, solo que existen farsantes que están dispuestos a aprovechar tus momentos de vulnerabilidad para engañarte. Por esa razón, es muy importante saber cómo reconocer a una vidente verdadera de una impostora

La videncia no es una habilidad que puedas adquirir con el tiempo. Yo nací con este don, que he ido desarrollando y controlando con el paso de los años. El vidente es capaz de anticiparse y percibir el futuro de una manera que sólo él entiende y maneja. Mi labor es transmitirte mis predicciones de una manera sencilla y clara para que saques tus propias conclusiones y tengas claro cómo actuar.

Este maravilloso poder me ha servido para ayudar a cientos de personas a lo largo de mi carrera profesional. Lo he usado para saber qué pasará en la vida de una persona y para ejercer como orientadora para sanar sus heridas y solucionar sus problemas. Sin embargo, soy consciente de que existen falsos videntes que se aprovechan de la debilidad de los demás para mentir y estafar. Por esa razón quiero ofrecerte mi ayuda, de forma que sepas reconocer por ti mismo/a la videncia natural.

Yo soy una vidente sin preguntas. El falso clarividente te interrogará para sonsacarte información y decirte lo que quieres escuchar. Pero eso no es la verdad. De hecho, puede que su conversación te reconforte unos minutos, pero al final te darás cuentas de que no te ha revelado nada que puedas utilizar para cambiar tu vida. 

Mi videncia no necesita hacer interrogatorios porque sé canalizar la energía que desprende el consultante para conectar con él de una forma directa. A partir de aquí obtendré visiones y señales que me indicarán todo lo que acontecerá en tu vida. ¡Así de fácil! Sin engaños y con datos precisos para aclarar todas tus dudas. 

Llevo muchos años aprendiendo a controlar mi don y puedo ofrecerte las respuestas que precisas en diferentes ámbitos de la vida. Lo único que necesitaré es tu nombre y fecha de nacimiento para comenzar y todo fluirá con naturalidad.

¿Por qué confiar en Celia Prado?

¿Por qué confiar en mí? Te puedo dar algunas razones. La sinceridad y honestidad son mi mejor carta de presentación. Todo cuanto digo es real y desde el principio seré franca contigo para que sepas lo que el destino ha preparado para ti. De todas formas, debes tener claro que mis visiones pueden cambiar y que todo dependerá de las decisiones que tomes a partir de ese momento. 

Es fundamental implicarse con los consultantes. La conexión debe ser muy fuerte para sentir las emociones y sentimientos del otro. Así, las respuestas obtenidas serán claras y certeras. Además, no necesito verte o tocarte para saber lo que sientes y lo que está pasando en tu vida. Bastará con descolgar el teléfono y marcar mi número para contactar conmigo siempre que lo necesites.

Mi don está disponible para cualquier persona. Mi labor no tiene una intención lucrativa y el coste de mis consultas es asequible para llegar a todo el mundo. A veces pasamos por situaciones muy complicadas que nos obligan a pedir ayuda. Si sientes la necesidad de pedir ayuda, te ofrezco mi disponibilidad inmediata

Sé lo complicado que es dar con una vidente real, pero ya has dado con una que no desea engañarte. No necesito que me cuentes tu vida. Yo seré quien dirija la conversación en todo momento. Además, ofrezco un servicio personalizado, sin intermediarios ni centralitas que puedan coartar tu privacidad y confianza. 

El tarot es una herramienta de apoyo, aunque mi videncia es suficiente para revelarte lo que está por pasar en tu vida. Imágenes y sonidos inundarán mi mente y te transmitiré cuanto veo para que encuentres la paz en tu vida. Además, no necesito tenerte frente a mí para ofrecerte mis servicios. Bastará con una llamada telefónica para que puedas comunicarte conmigo en cuestión de segundos. ¿Tienes curiosidad?